Potencia tu tercer ojo y tu clarividencia con el lapislázuli.

El tercer ojo se encuentra ubicado en el entrecejo es el chakra 6 su nombre es Ajna, está relacionado con la mente, la intuición la imaginación y la clarividencia. Si este chakra está bloqueado no permite que veamos la verdad y  la realidad tal cual es ante nuestros ojos. Este chakra armonizado nos permite ver claramente nuestros sueños y conectarnos con todo aquello para lograrlo.

El lapislázuli abre el tercer ojo y equilibra el chakra de la garganta. Te libera rápidamente del estrés, trayendo una paz profunda. Posee una enorme serenidad y la clave de la realización espiritual.

Es una piedra protectora que contacta con los ángeles y/o espíritus guardianes. Enseña el poder de la palabra hablada, armoniza los niveles físico, emocional, mental y espiritual.

El lapislázuli te anima a hacerte cargo de tu vida, te revela tu verdad interna, fomenta la autoconsciencia y permite la autoexpresión sin retener nada ni hacer concesiones. Esta piedra amplifica el pensamiento, estimula las facultades mentales superiores, aportando claridad y objetividad, te ayuda a expresar tus pensamientos y armonizar el conflicto.

Esta piedra alivia el dolor, las migrañas, permite superar la depresión, beneficia el sistema nervioso y respiratorio, la garganta, la laringe y la tiroides, supera las pérdidas de audición, purifica la sangre y potencia el sistema inmunológico.

Se puede colocar en la garganta y en el tercer ojo.