8 tips para sanar y armonizar tu cuerpo, meditando con un cuarzo.

La meditación es la capacidad que tenemos de calmar la mente y escuchar muestro silencio, escucharnos a nosotros mismos, lograr controlar nuestros pensamientos y reeducar nuestra mente para que solo cree cosas positivas, ese parte del arte de meditar.

La meditación es como abrir la puerta a otro mundo, tiene algunos beneficios como bajar el estrés, reducir la presión sanguínea, calmar malestares generales en el cuerpo físico.

Meditar con un  cristal en una de las maneras más sencillas de sintonizarse con su energía, esa energía pasa a tu cuerpo físico y llega hasta los lugares que tu cuerpo necesita equilibrar o sanar.

Pasos para meditar con el cristal:

  1. Asegúrate de ubicarte en un lugar cómodo, tranquilo y agradable donde no te vayan a molestar.
  2. Puedes encender una vela o un incienso del olor que sea mas agradable  para ti.
  3. Elige con que cuarzo quieres meditar, este se escoge de acuerdo a lo que se desea trabajar en nuestra meditación, un ejemplo para elegir es: cuarzo citrino para malestares estomacales, lapislázuli o turquesa si es para dolor de garganta, jade si es para los riñones y así sucesivamente.
  4. Aunque algunos tienen la propiedad de limpiarse por sí solos, los que no tiene esa propiedad se recomienda que los limpies con agua del grifo dejándolos unos 2 minutos, con sal marina o con incienso.
  5. Luego lo programas diciendo tu nombre y ordenándole al cuarzo qué función debe cumplir, por ejemplo: yo (decir el nombre) programo y le ordeno a este cuarzo citrino que a través de esta meditación realice el proceso de sanación en mi estomago, que sane completamente todo el malestar que en este momento se está presentando, hecho esta, hecho esta, hecho esta.
  6. Luego puedes ubicar el cuarzo en tu manos, puedes colocarlo frente a ti para mirarlo fijamente o sencillamente ubicar en esta parte del cuerpo que quieres
  7. Cierras tus ojos, te pones en posición de flor de loto e inicias tu meditación, dejando que todos los pensamientos que se presenten pasen de manera fluida sin detenerte en alguno de ellos, te concentras en tu respiración y cuando menos esperas ya estas meditando en tu proceso de sanación con tu cuarzo escogido en ese momento.
  8. Una vez finalices das las gracias por ese momento y por ese proceso de sanación y si lo deseas puedes mantenerte durante el día con el cuarzo en esa zona del cuerpo en la cual trabajaste la sanación ese día.