¿Por qué es importante conocer mi Carta Natal o Astral?

En muchas ocasiones he escuchado decir que la carta natal está relacionada con la brujería o que simplemente es una técnica de adivinación solamente para conocer el futuro, entre otros comentarios. Es por ello, que a continuación definiremos de manera muy sencilla el concepto e importancia de tener presente nuestra carta natal.

La carta natal puede ser definida como la foto del cielo en el momento del nacimiento de una persona indicando así la posición de los astros tomando como referencia la ubicación de esa persona en la tierra. Sin embargo, también podemos definirla como un mapa o guía que nos permite conocer la tendencia energética que posiblemente nos acompañará a lo largo de nuestra vida. Para conocer esto, el astrólogo deberá traducir e interpretar el sistema de símbolos espaciales y de cuerpos celestes presentes en la carta natal obteniendo información útil sobre nuestra personalidad, actitudes, entorno laboral, económico y familiar de la persona; con el conocimiento de la carta natal se comienza a comprender un poco sobre el porqué de las diferentes situaciones que vivimos día a día en cualquier ámbito de nuestras vidas, dándole la prioridades pertinentes; además de que nos puede servir de orientación para comprender un poco más  a nuestros hijos y por qué no, fortalecer y desarrollar ciertas habilidades que le servirán para cumplir su misión en esta tierra.

Para que el astrólogo logre interpretar estos códigos celestes, es necesario que la persona suministre tres datos claves las cuales son: Nombres y apellidos, hora de nacimiento Se recomienda ser lo más preciso posible) y lugar de nacimiento.

¿Qué se observa en una Carta Natal?

La carta natal combina cuatro aspectos fundamentales que constituyen los pilares del simbolismo astrológico derivándose toda la información sobre los diferentes aspectos de la vida de un ser humano.

1er aspecto: El Zodíaco.

El zodíaco no es más que una franja circular de la bóveda celeste, la cual se encuentra dividida en doce partes o sectores conocidos comúnmente como signos zodiacales: Aries, tauro, géminis, cáncer, leo, virgo, libra, escorpio, sagitario, capricornio, acuario y piscis.

2do aspecto: Casas Astrológicas.

Son las zonas o sectores de influencia en la vida del hombre, estas se originan de dividir la bóveda celeste en 12 partes iguales de 30º cada una. A cada casa le corresponde un signo por lo que:

  • Casa 1 le corresponde el signo Aries.
  • Casa 2 le corresponde el signo tauro.
  • Casa 3 le corresponde el signo Géminis.
  • Casa 4 le corresponde el signo Cáncer.
  • Casa 5 le corresponde el signo Leo.
  • Casa 6 le corresponde el signo Virgo.
  • Casa 7 le corresponde el signo Libra.
  • Casa 8 le corresponde el signo Escorpio.
  • Casa 9 le corresponde el signo Sagitario.
  • Casa 10 le corresponde el signo Capricornio.
  • Casa 11 le corresponde el signo Acuario.
  • Casa 12 le corresponde el signo Piscis.

3er aspecto: Planetas.

Conformado por los planetas de nuestro sistema solar como lo son: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Adicionalmente, la astrología incorpora al Sol y a la Luna como planetas ya que son considerados como fuentes de energía que de alguna manera afectan la vida del ser humano.

4to aspecto: Aspectos o ángulos interplanetarios.

Por último, tenemos que la teoría de los aspectos establece que los planetas se relacionan entre sí cuando forman determinados ángulos (la cual veremos más adelante). Algunos de los aspectos que podemos mencionar son: la conjunción, la cuadratura, la oposición, entre otros.

 

                En los próximos días estaremos publicando información un poco más amplia de cada uno de los tópicos aquí expuestos. Particularmente soy de los que piensa que la carta natal es un mapa, una guía que indica la tendencia energética que maneja la persona bajo ciertas circunstancias, es decir, nada está escrito en piedra, cada uno de nosotros somos capaces de cambiar nuestro destino con nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.

                Hasta nuestras próximas líneas. Namasté!

“Tu deber es descubrir tu mundo y después entregarte  a él con todo tu corazón

(Buda)