Conociendo mis chakras

Chakra raíz: es el chakra número 1 está situado en el perineo, que es el espacio que existe entre los genitales y el ano. Su función es dar energía a través de él y ascender para alimentar a los demás chakras, es decir que si este chakra no funciona adecuadamente la persona se sentirá fuera de contacto con todo lo que le rodea y puede no estar completamente presente en su cuerpo. El chakra raíz afecta nuestro sentido con la conexión a tierra, aquí y ahora y de estar en contacto con el planeta.

Chakra sacro: es el chakra número 2 y está situado a una distancia de 2 dedos por debajo del ombligo. Si este chakra no funciona adecuadamente la persona sentirá una falta de seguridad emocional que puede afectar negativamente a sus emociones. Su sentido de seguridad física también puede desequilibrarse, lo cual podrá llevarle a padecer ataques de pánico o a sentir temor a aventurarse al mundo exterior. El chakra sacro influye en nuestros órganos sexuales, y por lo tanto afecta nuestra creatividad en todos los niveles, desde la concepción de un niño hasta dar a luz proyectos creativos y artísticos.

Chakra plexo solar: es el chakra número 3, está situado por debajo del esternón, gobierna las emociones por lo cual nuestro estomago se ve intensamente afectado por nuestros sentimientos. También gobierna nuestra autoestima y nuestro sentido de individualidad; por tanto el modo en que nos relacionamos con los demás. Si este chakra se encuentra inactivo o bloqueado puede conducir a relaciones difíciles en las cuales la persona se siente dominada por lo demás, sin la capacidad o el derecho de ejercer y expresar su propia personalidad y sus propias opiniones.

Chakra corazón: es el chakra número 4, está situado en el centro del pecho, por ende gobierna el corazón y describe nuestra capacidad de mostrar amor y compasión sincera hacia los demás. Cuando este chakra está bloqueado la persona oculta sus sentimientos y es reacia a mostrar afecto. Cuando está muy abierto, tal y como sucede con alguien que tienen la capacidad genuina de ayudar a los demás, puede conducir a un agotamiento físico y emocional.

chacras

Chakra garganta: es el chakra número 5 y está ubicado en la base de la misma, gobierna nuestra capacidad para comunicarnos con los demás y para encontrar nuestra voz a través de la expresión personal. Las dificultades con este chakra pueden llevarnos a padecer problemas de garganta, como ronquera crónica, que nos limitan nuestra manera de comunicarnos con los demás.

Chakra tercer ojo: es el chakra número 6 y está situado en el puente de la nariz, entre las cejas. Este chakra nos da el poder de ser imaginativos y de utilizar  nuestro intelecto. Los problemas con este chakra pueden hacer que nuestra mente se atasque y también puede dar lugar a la aparición de problemas físicos, como un bloqueo de los senos nasales.

Chakra corona: es el chakra número 7, está situado en la parte superior de la cabeza cerca de la coronilla. Gobierna nuestra conexión con nuestros seres superiores, así como nuestras esperanzas y nuestro desarrollo espiritual. Cuando establecemos contacto con el espíritu o con Dios, lo hacemos a través de este chakra. Los problemas con el chakra corona pueden llevarnos a padecer depresión y un agotador sentido de insatisfacción.