Nuestro Blog

Cómo elevar nuestra frecuencia vibracional

Hemos oído hablar una y otra vez acerca de cuán importante es el elevar nuestra frecuencia para poder así vivir la vida que realmente deseamos vivir. Pero ¿cómo hacemos esto, cómo elevamos nuestra frecuencia vibracional? Nuestra consciencia y frecuencia son dos cosas que van unidas.

Cuando exhibimos una frecuencia baja, nuestro estado de consciencia está deprimido y nuestra percepción es limitada. Por otra parte, cuando exhibimos una frecuencia alta, estamos en un estado de consciencia elevado y nuestra percepción está intensificada.

Mientras más baja sea nuestra frecuencia vibracional, más baja y limitada será nuestra habilidad para comprender, porque nuestro “yo” (limitado-formación mental separada de la fuente de energía infinita) está restringiendo el flujo de la fuerza vital proveniente de la energía base (fuente de energía infinita). Al mismo tiempo está restringiendo el flujo natural de la intuición que recorre nuestro cuerpo (emocional-mental-físico).

Mientras más alta sea nuestra frecuencia, más fácil se nos hace la comprensión ya que estamos permitiendo un mayor flujo de energía vital a través de nosotros. Mantener una frecuencia elevada, irradiar amor incondicional, amor carente de juicios, no solo nos mantiene sanos, sino que eleva las consciencias de los seres que entran en contacto con nuestro campo energético (que es nuestro cuerpo unificado: emocional-mental-físico).

Nuestras emociones son un sistema bioquímico de retroalimentación. Estas son creadas para reflejarnos y mostrarnos de manera física cual es la vibración en la cual estamos. Podemos generalizar y decir que existen dos tipos de frecuencias, positivas y negativas, sin embargo existen billones de graduaciones dentro de este rango.

La forma más simple de identificar cuáles son las frecuencias positivas y cuáles son las negativas, es a través de las sensaciones, de cómo nos sentimos. Si percibimos que una emoción/pensamiento o estado físico que no nos hace sentir cómodos o bien, es porque aquella emoción/pensamiento o estado físico está generando una baja frecuencia.

Por el contrario si percibimos que alguno de estos tres una emoción/pensamiento o estado físico nos hacen sentir bien, contenidos y cómodos, esa es la señal bioquímica que nos indica que nos encontramos en una frecuencia elevada.

Por lo tanto, la elevación de nuestra frecuencia depende de nuestra capacidad de sentir o vivenciar emociones/pensamientos o estados físicos positivos. Pero, qué es lo que crea nuestras emociones, qué es lo que las moldea. La respuesta es: el pensamiento mismo. Nuestras emociones son un reflejo de nuestros pensamientos y los pensamientos son una frecuencia en sí mismos. Nuestra frecuencia vibracional depende de la energía de nuestro foco

Lo que hacemos frecuentemente en nuestra vida diaria es permitir que fluyan pensamientos de una frecuencia más alta o más baja de manera inconsciente, sin ponerle la atención necesaria a este proceso.

Sin embargo, podemos elegir aquellos pensamientos que nos hacen sentir mejor y elevar nuestra frecuencia vibracional de manera voluntaria. Para ello debemos entrenarnos en este proceso. No existe nada más importante que los pensamientos que generamos y en que nos enfocamos o ponemos nuestra atención. Esto es lo nos va a permitir mantener nuestra frecuencia elevada e intacta al interactuar con personas que exhiban una frecuencia extremadamente baja.

Métodos que elevan nuestra frecuencia vibracional 

  1. Meditación

Si estamos pasando por un momento en el que nos es difícil detener el espiral de pensamientos negativos, una de las mejores cosas que podemos hacer es darnos un tiempo para meditar. La meditación nos permite reducir poco a poco el flujo de nuestros pensamientos, y mejorar ostensiblemente la calidad de ellos y eventualmente nuestra frecuencia vibracional se verá afectada positivamente.

  1. Observación de la mente

Otra técnica muy útil es la que llamamos “La observación de la mente”, que esencialmente se trata de sentarse relajado y sin juzgar o criticar nuestros pensamientos, nos ponemos como meros espectadores de estos y los observamos a medida que estos fluyen.  Lo que ocurre durante en este proceso es que al ponernos a nosotros como meros observadores de estos pensamientos, no estamos invirtiendo nuestra energía total en ellos. No los somatizamos como si fuéramos nosotros los que estamos pensándolos.

Luego los vemos moviéndose por el cielo como nubes barridas por la suave brisa de la mañana.

Permita que su mente exprese todo lo que tenga que expresar, no importa si eso es ira, dolor, o rigidez.

Escribirlos también puede ser útil y clarificador.

Si necesitamos gritar llorar o golpear una almohada, está bien.

Consideremos que este es un proceso de descarga total.

Cada uno de nosotros sabe o intuye que es lo que nos hace sentir mejor, que es lo que nos provoca emociones positivas. Así que en base a ello y en que PODEMOS CONFIAR EN NUESTRA INTUICIÓN COMPLETAMENTE, podemos escribir una lista que contenga todas aquellas cosas, emociones o acciones que nos hacen sentir bien.

Cambie lo que haya que cambiar. Haga cambios positivos conscientes en su estilo de vida, creencias, miedos o juicios. Use su intuición en este proceso, ya que lo más seguro es que usted ya conozca aquellos cambios que son los necesarios para elevar su frecuencia y por consecuencia su calidad de vida.

  1. Use la música

La música tiene la capacidad de traspasar todas las barreras del “yo”. Al escuchar música estamos entrenando nuestra frecuencia para que se alinee con la frecuencia de lo que estamos escuchando. Hay que ser muy honesto en este caso. Debemos identificar entre TODAS nuestras preferencias CUÁLES son las que REALMENTE nos hacen sentir bien.Cantar, silbar o tocar un instrumento que nos guste son un excelente ejercicio también. 

  1. Pase tiempo al aire libre en la naturaleza

La naturaleza es por antonomasia una de las manifestaciones que exhibe una de las frecuencias vibracionales más altas. Ya que esta existe en un estado de NO-RESISTENCIA.

  1. Hágase consciente de su respiración

La respiración es aquello intangible que nos une directamente con la energía fuente, es por eso que respirar profundo y tranquilamente nos trae paz e introspección. Permítase unos minutos cada día, solo para apreciar lo maravilloso que significa el tener el poder de respirar. Respirar nos refresca física, emocional e intelectualmente y nos trae al momento presente, todo en una sola respiración.

  1. Pase tiempo en compañía de seres que nos hacen sentir bien

Pase tiempo con personas, animales u objetos que exhiban una frecuencia vibracional alta.

Éstos pueden ser amigos, guías espirituales, mascotas, cristales, etc. Cada vez que nos exponemos a un animalito, algo o alguien con una frecuencia elevada, estamos entrenando nuestra propia frecuencia a sintonizar con ese tipo de frecuencias. Cualquier actividad que nos inspire, va a elevar nuestra frecuencia.


Der WhatsApp Chat ist offline



   Hola, mi nombre es Deniz soy fundadora de Armonizando Tus Energías, la cual nació de no comprender desde el comportamiento humano y la psicología, el sufrimiento de las personas, comencé a buscar otras herramientas que me ayudaran a ayudarlos, fue así como cada vez me sumergía mas en encontrar respuestas a esos eventos desagradables y muchas veces incomprensibles que suceden en la vida.  Mi misión es ayudar a las personas a comprender la importancia de vivir el aquí y el ahora, a soltar esas ataduras y sufrimientos que cada día los invade y no los deja crecer, a vivir en la armonía y abundancia que mereces.